Los madrileños Crying blood, en la escena desde el 98, pondrán las notas  más radicales en  Komodo B12. “No soy un experto en black metal, pero cuando algo es bueno es bueno. No hace falta ser  Maria  Callas  para saber qué ópera es buena o cuál no. Crying Blood utiliza toda la fuerza  hardcore,  pero a su vez la adereza con melodías magistrales; valga como referencia su track  Sin tiempo para llorar.

 JM Castillo, director de Komodo B12

 

Anuncios